Y llegamos al mes de septiembre y, con ello, afrontamos la tan temida vuelta. La vuelta al cole, la vuelta al trabajo, la vuelta a la carga, la vuelta a la rutina.

Reconozco que he tenido muy abandonado el blog, y os pido disculpas por ello. Han sido dos los motivos principales, 1. problemas de salud (que por suerte parecen resueltos) y 2. ¡me he casado!. Estos dos motivos me han dejado unas buenas lecciones: la importancia de cuidarse para poder ser feliz y la importancia de parar para tenerse en cuenta uno mismo y los de alrededor. Hablaré más extensamente de ambos puntos en próximos post, creo que es importante.

Volviendo, valga la redundancia, al tema que nos ocupa… Mañana afrontamos la tan temida vuelta al trabajo, ¡socorro!
En un post anterior ya comenté cómo mitigar el síndrome post vacacional, hoy os dejo siete consejos, como días tiene la semana, para hacer más llevadero el lunes de reincorporación:

1. Cuando suene el despertador, arriba. Nada de 5 minutos más, no alargues tu agonía.

2. Desayuna bien. Bastante tienes con volver a la rutina, no te castigues con un mal café. Empieza el día mimándote y con una buena dosis de energía.

3. Valora el interés de los demás en cómo te ha ido. Pregunta e interesante por ellos. El equipo va a estar en las mismas condiciones, y si bien “mal de muchos es consuelo de tontos”, al menos sabes que no estás sol@ en este trance.

4. Mira el email con mesura. Seamos sensatos, va a haber mil cosas pendientes, así que tómatelo con calma y serenidad. Prioriza y no estés las 8 horas respondiendo emails, no será productivo y no hará más que darte la sensación de que estás hasta el cuello de trabajo.

5. Come bien. Sí, soy pesada, pero de verdad es importante.

6. No pierdas la perspectiva de control de la situación. De verdad, no es el primer septiembre que afrontas, ni la primera vuelta a la rutina. En enero pasamos por lo mismo y lo superamos, ahora pasará igual. Si de pronto te sientes abrumad@ respira hondo, cierra los ojos y haz tres respiraciones profundas, abre los ojos y recuerda que tú tienes el control.

7. Termina a tu hora, el primer día debes ser considerad@. Sal del trabajo y haz algo por y para ti, ir a una terraza, al gimnasio, tumbarte tranquilamente en el sofá…, y encárgate de dormir 8 horas para afrontar bien el martes.

¡Mucho ánimo para esta vuelta!