El pasado mes de septiembre tuve grandísima suerte de poder asistir a una conferencia de Toni Nadal, titulada “Todo se puede entrenar”, de la que tenía muchas ganas de hablaros, sobre todo por lo sorprendente que fue para mí en bastantes aspectos.

En el momento en el que vivimos, en el que se habla muchísimo de la potencia del equipo, la sinergia, los equipos de alto rendimiento, etc., Toni Nadal me sorprendió dando una visión mucho más individualista, entendiendo individualista como la importancia que tiene la aportación del individuo, a la que estoy acostumbrada.

El tío Toni (lo siento, para todos los mallorquines es nuestro tío Toni) destaca durante toda la conferencia la importancia que tiene la tolerancia al dolor o a la frustración en el camino al éxito. Citándole textualmente, una de las frases recurrentes era “siempre puede dolerte un poco más. ¿Tu meta es lo suficientemente importante para ti como para aguantar ese dolor?“.

 

Según Toni todo se puede entrenar, pero es imprescindible estar dispuesto a hacer siempre lo necesario, a trabajar, a luchar y a escuchar. Si algo va mal es porque no eres suficientemente bueno o porque estás entrenando mal, la parte positiva es que ambas cosas pueden entrenarse. La pregunta aquí es ¿estás dispuesto a hacerlo?

La decisión de esforzarte o no es tuya, lo único que diferencia unos resultados de otros es la capacidad de lucha. Esa lucha se traduce en la capacidad que podemos tener de aguantar la presión, la exigencia. Esa lucha se traduce en resiliencia, en la capacidad de afrontar situaciones adversas y sobreponerse a ellas con esfuerzo y buen ánimo.

 

Si algo me marcó de esa conferencia fue el impacto que tuvieron en mi sus palabras. No tanto por lo que decía, si no por la capacidad que tuvo de transmitir a los asistentes lo que significa el alto rendimiento, la presión que supone estar en la élite mundial, el sacrificio y el dolor que acompañan a un número uno.

Evidentemente el trabajo en equipo es importante, ¿pero qué ocurre en un equipo en el que sus individuos no se ocupan del impacto individual que tienen y de su propia responsabilidad? El equipo falla.

Lo único que nos puede llevar al éxito, lo único que hace que una persona destaque en el desempeño de sus tareas , es su capacidad de lucha. Siempre podemos un poco más, pero debemos estar dispuestos a soportar ese dolor y a darnos más oportunidades, sin excusas y con buen ánimo, por que tal y como dijo él mismo “nunca una excusa nos hizo ganar un partido“.

 

Post 2, reto 100 días.