Parar para tomar impulso

Algunas veces se hace necesario parar para tomar impulso, y este ha sido el caso. Es muy importante conocerse y respetarse, exigirse y saber cuándo es importante descansar para poder continuar a buen ritmo.

Cuando me propuse el reto de los 100 post en 100 días sabía que sería un reto muy difícil, y conseguí hacerlo sin parar durante 15 días seguidos. Uno de los aprendizajes en la primera quincena fue que la presión no me dejaba escribir tal y como quería, yo misma me había impuesto un ritmo de creatividad que me costaba seguir y me estaba sintiendo obligada a publicar contenido con cierta calidad. Además se juntó con la entrega y evaluaciones finales de un máster, varias colaboraciones (de las que ya os he mostrado parte pero de las que me queda algo más por compartir), el cierre del año en Habitissimo y otras miles de cosas más en las que me he metido.

En un momento determinado me encontré en el sofá, con el portátil sobre las piernas y sin nada más en la cabeza que querer dormir. En ese momento me di cuenta que la disciplina que me había auto impuesto no tenía sentido si no me permitía disfrutar de algo que me encanta, que es tener un blog en el que poder compartir. Por supuesto, como buena cabezota, no voy a renunciar a un reto que me apasiona, pero lo llevaré adelante con cabeza y con respeto hacia mi.  Escribir 100 post en 100 días es un reto enorme, pero nadie dijo que tuviera que ser uno diario. Algunos días estoy muy creativa, otros no lo estoy tanto, y debo conocerme y perdonarme para poder llevar a cabo el reto con éxito.

 

Personalmente odio la frase “atrás ni para coger impulso”. A veces es muy necesario ir atrás, desaprender, parar, reflexionar e incluso renunciar, para poder cumplir con nuestras metas. A veces es necesario parar para coger impulso.

¡Seguimos!

 

Post 24, reto 100 días.

One Response to “Parar para tomar impulso”

Leave a Reply

  • (will not be published)